BORRÓN & CUENTA NUEVA

La última vez que me tomé el tiempo de escribir un texto para la revista satírica fue más o menos hace medio año. E iba -me parece- sobre la furia imparable de la pujanza democrática: un poco de chanchullo perteneciente a las voces hiper críticas de nuestros días, como es usual.
Los discursos repentinos ahora se guardan en el baúl del sin recuerdo.
Borrón & cuenta nueva.
Semejante a mis ganas de escribir, algo intermitente, por espacios, así como de vez en cuando, de tanto en tanto. Porque así como me aburro rápido de escribir, creo que igual en general nos aburrimos de criticar (berrear). & ¿Luego? & Luego lo que sigue.
Borrón & cuenta nueva.
Eso se da lugar -parece- porque uno va descreyendo de los vates & de toda tradición porque no llena, porque no gusta, porque no sienta bien, porque poco cuadra con la vivencia personal. Es bello en el lugar elevado; frugal en las calles.
Borrón & cuenta nueva.
Podemos seguir hablando entre nosotros como cuando nuestras madres no sabían que usábamos sus cortinas, o como una época cinérea & servicial en la pantallota, & en ambos casos sublimarlo, & TODO ESO ESTÁ CHIDO, por la sensibilidad cotidiana & toda esa cala; pero también todo eso se va al carajo cuando el quehacer es simplemente cuchichear (como en este texto); pero verdaderamente parece que en nada nos estamos entendiendo, nadita-nadita. Cada quien ahí en su rollo, en su pedo como dicen, & ¿Entonces? & Entonces prescindimos de cosas, por ejemplo, la tradición. ¿Qué significa eso? Quién sabe. & ¿Entonces?
Entonces borrón & cuenta nueva.
Más adelante está aquello en boca plural de que deben todos primero encontrarse a sí mismos & hacer resolución en la interioridad caótica ya que si no se “arregla” primero a uno mismo, difícil será conectarse con los otros. Habitamos una época de la superación de sí, la alta autoestima, el amor propio, el quererse uno ante todos los demás, etceterotas. Las exposiciones de los individuos se encauzan en la búsqueda de Mi felicidad & Mi bienestar. Y luego los vemos ordenando qué & cómo hacer a los demás.
& más después tú eres el que tiene que cambiar queriéndolo. & Más más después siempre fuiste tú el que no cambiaste, siempre fuiste TÚ el de la bronca, los pedos & las crisis. Pinches ruquitos de café, siempre siempre siempre aleccionando al mundo desde las heces de la taza.
& más más adelante notamos a los mismos individuos verdaderamente conflictuados & atareados porque emprenden la búsqueda de sueños & promesas. & verdaderamente en su felicidad motivada pareciera que hay dejos de hastíos. ¿Cansados de qué estamos si logramos o hemos logrado nuestros propósitos? Hácese aparecer la soledad a los 20, 30, 40, 50, 60… & aún con nuestros triunfos terminamos en la desilusión.
¿& luego qué?
Borrón & cuenta nueva.
Porque no hay que clavarse demasiado en ello. Hay que triunfar, hay que lograr salir del hoyo. & ¿Entonces por qué parece que en nuestros triunfos nos hundimos en un hoyo más hondo? Quién sabe. & ¿entonces por qué hay que opinar de todo? ¿Por qué afirmarse tanto a uno mismo? ¿Quién lo pidió; quién lo exigió?
Borrón & cuenta nueva.
De tal modo que de frente sonreímos & de espaldas la traición (vaya que yo sé de traiciones pues las he cometido) se hace clara. Un barista diría, “la traición, la decepción, hermano.” & en carne propia se sabe que la traición nos traerá consecuencias, de las que muchos huyen, pues lisonjeramente es difícil enfrentarlas. Traición de los que alguna vez fueron cercanos a ti, en clase por ejemplo; compañeros con los que conviviste & ahora por detrás clavan la sarisa.. Porque ahí está la felicidad, ahí el bienestar, es decir, durante mi propia afirmación apuñalar al otro, herirlo en bien de mi ser. Algo así como que se chingue el de enfrente mientras yo tenga la gasofa.
Borrón & cuenta.
Da la impresión (algo amarga) de que en esta comprensión de nosotros mismos cada vez más nos alejamos de nosotros mismos. ¿Qué? Rebobinar. Cada vez más los individuos están más & más alejados entre ellos. La distancia que media entre uno & otro es la que calcula los resultados del bienestar singular.
Borrón & cuenta nueva.
Pero hay que seguirle dando, hay que continuar avanzando. No hay que clavarse, chavos. Esa es la salida o el escape habitual de todos los pedos que arrastramos como ciudad del Crimen. Un día nos va a tocar, un día nos bajarán a palazos de nuestros sueños & promesas, un día nos matarán a alguien o un día tendrán que morir nuestros padres por ejemplo. & si no cometimos el crimen de traer a un muchachín a sufrir, no tendremos familia, & los sueños no bastarán, & la traición & el dolor se harán manifiestos, & estaremos irrefutablemente solos. E incluso de ese modo, seguiremos afirmando nuestra razón: la narcicista terquedad, gesto de nuestros tiempos. ¿Qué pasará cuando nos toque enfrentar nuestros problemas sin refugiarnos en sueños? No lo sé. ¿& Luego qué pasará, eh?
Borrón & cuenta nueva.
Algunas cosas se modifican & otras no. Por ejemplo, mi estilo sigue siendo caótico & algo parecido a como que no sé de qué está hablando; en cambio, ya no escribo con tantas groserías ni encabritado. O tal vez sí. Por ejemplo, las letras descreen un poco más de sí mismas, pero ya no se cuidan tanto de su semblanza. Antes se dirigían más a las grandes ligas; ahora importa más que las ligas menores lo descifren. Aún este texto, pese a que no debería de serlo por las reglas & toda esa cala, va por la línea de la extensión sin miramientos, aunque ya, digámoslo así, ligeramente madura en sus elucubraciones. La calma también puede fabricarse con los nervios.
Finalmente, eso de estar transformándolo todo no está tan padre. Los 80’s son los 80’s & no hay que alterar ninguna parte por lo menos en lo que respecta a la música , excepto si es Polymarchs. Somos cuanto somos. Además, me parece que si uno cambia, basta con no hacer panchos & marruanchos hacia la exterioridad. Como el amor, si se ama a una persona, el sentimiento será siempre idéntico a sí, & como berrea un amigo, será más fácil que se aprenda a vivir con ello.
A ver qué pasa después, con esto del escribir nunca se sabe, puede que este texto anticipe otro para la siguiente semana; o quizá hasta otro medio año o ya nada de nada, nadita. Como puede ser continuo, puede (& en ello creo más) que sea intermitente, lejano. Siempre es así, estamos certeros de muy pocas cosas; de hecho ese Siempre puede ser demasiado tiempo.

& ¿Luego qué pasa, eh?
Borrón (¿?) & cuenta (¿?) nueva (¿?)

Lucio Severiano

Autor: Lucio Severiano

Nosotros somos hiperbóreos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s