UN DÍA EN UN CALL CENTER

Por Eduardo G.


 

Seguro estoy de que todos, en algún momento, hemos sido víctima (y en muchos casos, en los momentos más inoportunos) de algún asiduo vendedor que, por vía telefónica, trata de ofrecernos un producto que, con seguridad, no sólo no queremos o no necesitamos, sino que hemos rechazado infinidad de veces… dentro de la misma semana (o incluso, no lo sé… dentro del mismo día). Esta labor, que pudiera parecer molesta o monótona, parece cada vez más ponerse de moda entre los jóvenes, sin importar de qué rubro social provengan, o bien, llámese estudiante o cabeza de familia. Sin embargo, pocos conocen la naturaleza de un trabajo como éste, lo que implica y la relativa dificultad que exige para poder desempeñarse como es debido.

Con frecuencia, uno, al responder a este tipo de llamadas, puede pensar que se puede tratar de una broma, de una extorsión o, simplemente, un asedio total de una empresa para que termines comprando, sí o sí, el servicio o producto en cuestión (algo que, sobra decir, está más que penalizado… pero, claro, hablamos de nuestro México lindo y querido). Nada más  lejos de la realidad.

Para resumir de forma concisa la experiencia de estar del otro lado del teléfono (aunque en realidad, usamos una computadora), es necesario decir que un ejecutivo telefónico no es más que una víctima de las rigurosas políticas de la empresa para la cual trabaja, sometidos a un monitoreo constante de su labor con el fin de verificar que en todo momento, se cumplan con los estándares de calidad requeridos por la empresa en cuestión. El ejecutivo telefónico no tiene opción, debe de contestar la llamada que “le caiga”, sí o sí, y así la persona que conteste exprese de forma un tanto… efusiva que no le interesa el adquirir producto (o bien, el servicio) que se le está ofreciendo; es obligación del ejecutivo mencionar la oferta comercial al cliente y no sólo eso…: ¡Y HACER, CONTRA VIENTO Y MAREA, QUE LO ADQUIERA!

Obviamente en la inmensa mayoría de los casos, esto último no se logra, teniendo en su lugar una violenta oposición por parte del cliente final; pero a lo que voy es a que, por más molesta que pueda resultar una llamada de ese tipo, finalmente quien la realiza no tiene alternativa. Así el producto haya sido rechazado por esa misma persona varias veces o se queje de un continuo asecho por parte de la empresa que llama, el trabajo debe de realizarse, y con toda la presión que los supervisores ejercen sobre su personal.

Oh, cierto, no he mencionado las jerarquías dentro de un Call Center convencional. En realidad no es tan importante y las mismas no son muy complejas, simplemente podemos decir que el ejecutivo telefónico está en la base de la pirámide, mientras que los supervisores simplemente están un escalón (o dos) por encima de los responsables de “hostigar” al cliente. En resumen, los supervisores son los que se encargan de “mejorar la productividad” de un determinado Staff (equipo de trabajo conformado por un supervisor y un conjunto de ejecutivos telefónicos), dicho en otros términos…: se encargan de exigir ventas a sus subordinados sin importarles las dificultades que se puedan suscitar durante la labor.

La jornada laboral promedio de un Call Center es de 6 horas, con solo 10 minutos para ir al baño y 20 minutos para comer. El sueldo base suele ser paupérrimo, y sólo tienes oportunidad de expandirlo por medio de las comisiones que generas al concretar tus ventas. Para resumir, sólo quisiera hacer una cordial invitación a quien tenga la oportunidad de leer este texto, a que, cuando les llegue a surgir este tipo de llamadas, simplemente respondan con amabilidad. Hay que recordar que el operador telefónico no tiene forma de evitar un número telefónico que ha sido “quemado”, y de cualquier forma tiene que continuar con su script de venta. 🙂

 

Imagen de portada tomada de:

https://www.abc.es/internacional/abci-nueva-esclavitud-trabajo-call-center-33-centimos-hora-tarento-italia-201802271432_noticia.html

750 CARACTERES

Por Fernanda del Monte.


 

750 caracteres, son como los 750 lados de un caleidoscopio sin función alguna.

Las imágenes por sí solas no hablan. Tampoco los muertos ni los cadáveres.

Mi madre me educó siempre mal. Mi padre… él no educaba, vivía. Mal. Malvivía. Trabajaba mucho. Murió por no poder respirar. Me dicen que siempre soy autorreferencial. No conozco otra cosa que mi memoria. La construcción de la vida es artificial. La memoria también. He borrado los nombres de muchos hombres con los que salí. He borrado el nombre de las calles de las casas de mis amigas. No recuerdo los días en la escuela ni las clases que tomé de adolescente. Pero recuerdo las parábolas de la Biblia, los versos de Rosario Castellanos y el libro de las Ciudades Invisibles de Calvino. Pienso que como las ciudades, construyo mi vida a partir de imágenes y recuerdos que no tienen ninguna función. Lo único importante es en qué tipo de barco vamos navegando. El mío es de remos y vela. El viento lo mueve. Mientras que yo cada tanto suelto otra lágrima más, porque mi madre me educó siempre mal. Mi padre… mi padre malvivía. Yo. Me desnudo y escribo. Sin ningún fin. 🙂

 

Ciudad de México, 2018

 

Imagen de portada tomada de:

http://ventana-almundo.blogspot.com/2012/01/como-funciona-un-caleidoscopio.html

Sobre la autora:

FERNANDA DEL MONTE

(Ciudad de México, 1978) Dramaturga, ensayista, narradora, investigadora y directora teatral. Sus obras se han llevado a escena en Canadá, Argentina, España y México. Mantiene un vínculo constante con el trabajo teatral a través de talleres y de escritura constante acerca de diversos temas y por medios diversos. Recibió el Premio Airel de Teatro Latinoamericano, Toronto, 2013 por su obra Palabras Escurridas y el Premio Internacional de Ensayo Teatral 2013 por Territorios textuales. Sus relatos se editan tanto en México como en España.

Fuente:

http://www.tierraadentro.cultura.gob.mx/author/fernanda-del-monte/

 

 

LA INUTILIDAD DE LA ENSEÑANZA DE LO CLÁSICO

Por Sys Malakian.

 

En la sociedad en la que vivimos existe un problema gravísimo y de magna importancia, el cual nos afecta a todos, pero no todos son capaces de verlo. La enseñanza de lo clásico es fundamental para comprender lo que sucede a nuestro alrededor; sin embargo, la forma de enseñanza y el mal aprendizaje hacen que sea completamente inútil.

Lo clásico, refieren los especialistas, significa algo trascendental, es decir, lo que permanece al pasar de los siglos sin modificarse. Esto se acepta tal y como no es digerido y escupido por los expertos, pero: ¿qué sucedió, sucede y sucederá en el futuro si no se hace algo?, sencillo, llegará un momento en que las ideas y las propuestas originales mueran y el mundo se cierre.

Un ejemplo claro está presente todos los días en la música, las personas aprenden lo clásico y no hacen uso de su imaginación para poder innovar y transmitir sus ideas, sino que se empeñan en reproducir o variar lo que ya está hecho y considerado de culto, por lo que las personas con ideas propias son puestas en último lugar, ¿cuántos músicos de manual se dedican a tocar piezas de hace más de un siglo y cobran bastante por ello? ¿Cuántos “tributo a” impiden que las propuestas originales se presenten para un público mayor a 100 asistentes? ¿Qué utilidad hay en enseñar lo clásico para hacer lo mismo? No existe ninguna. Es comer lo excretado por otros y volver a crear mierda para que otros la consuman y que el ciclo de la vida del parásito continúe.

Así pues, este problema sucede también en otros ámbitos, no hace falta mencionarlos, por lo que crece y crece al pasar los años. Sin embargo, existen personas que están tratando de cambiar esta situación, y aunque son pocas, pretenden que la inutilidad se convierta en una herramienta útil para la creatividad.  🙂

 

 

Imagen tomada de:

https://www.google.com.mx/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&uact=8&ved=2ahUKEwj10_f_ou3bAhURy1kKHXVeCDAQjhx6BAgBEAM&url=https%3A%2F%2Fwww.dameocio.com%2Fcompositores-musica-clasica%2F&psig=AOvVaw3PdKzAo_UkKJW4yriyGvm8&ust=1529963133760989 

SÍNDROME CARLOS FUENTES

Por Edgarovich.


Carlos fuentes

Quizás nunca se había escrito tanto como ahora, en este momento de la civilización humana, con tanta gente con tanto acceso a tantos medios masivos para propagar nuestras tantas ocurrencias. Pero esto significa que también los perjuicios de la mala escritura se propagan más que nunca.

Hay un síndrome en particular que es muy común y muy pocas veces se nombra, pero afecta a los entusiastas de la escritura en sus múltiples facetas: literaria, filosófica, científica, periodística… y sí, también la twittera, facebookera y las que más han crecido en los últimos años. Es importante nombrarlo y hablar sobre él, pues es cosa seria que nos daña, nos impide desarrollar nuestra creatividad y, sobre todo, resulta molesto: hablamos del síndrome del escritor que no tiene sentido del humor. Pero como ese nombre no logra dimensionar la gravedad del asunto, preferimos llamarle síndrome de Carlos Fuentes.

Describir este síndrome no es fácil, pero podemos empezar por el auto-diagnóstico, que en cambio sí es muy fácil. Se trata en realidad de un problema de actitud, pero deriva en malformaciones a la hora de escribir. Para realizar un simple test casero sólo se requiere un espejo y uno o dos minutos de su tiempo. Acérquese al espejo y adopte una expresión seria, severa, de gente que piensa. De gente que desprecia a todos, pero de forma inteligente. Entorne los ojos y levante la barbilla. Encuentre en su rostro la expresión de la superioridad intelectual. También gire la cabeza ligeramente hasta que encuentre su ángulo más atractivo. Elija sólo uno. Ponga cara de Carlos Fuentes, para acabar pronto.

El punto es que cuando se vea a sí mismo con esa expresión altiva y solemne, se diga en voz alta: “mi trabajo es cosa seria, soy un escritor serio”. Si no se le retuercen las entrañas por la risa al decir esto, padece usted de nada más y nada menos del síndrome del escritor que no tiene sentido del humor. O síndrome de Carlos Fuentes. Claro que ese test no sirve si uno quiere diagnosticar a alguien más sin que se dé cuenta y, admitámoslo, ésa es siempre la mejor parte. Comenzaremos explicando algunas pruebas para el ámbito de la escritura en facebook, pues resulta la más actual y, admitámoslo, las demás ya no le importan a casi nadie.

Las pruebas consisten en provocar al sospechoso con distintos estímulos y observar sus reacciones, en el mismo espíritu del procedimiento médico que consiste en agujerear a un paciente con objetos punzocortantes para ver si puede sentir dolor. Aquí también hay espacio para ponerse creativo con las pruebas. Por ejemplo, digamos que reacciona usted con un “me da risa” a sus tratados ideológicos de dos párrafos que pone como estado de facebook y la persona reacciona enojándose, entonces padece Carlos Fuentes. Digamos que le pide usted un resumen con dibujitos de sus comentarios que parecen más bien ensayos en sus pseudo-debates, explicándole que no está dispuesto a leer comentarios de más de cincuenta líneas y digamos que la persona se enoja por esta burla, pues entonces padece Carlos Fuentes. Si usted responde con memes altamente cómicos para dar fin a un debate innecesario, irrelevante y tonto, y la persona nunca les da ni un me gusta y además se enoja con usted, padece Carlos Fuentes.

Todo esto, además de enriquecer nuestro entendimiento de la psicología a través de la escritura y de la escritura a través de la psicología, tiene la ventaja de que es divertido imaginar que Carlos Fuentes se hubiera comportado de esta manera de haber manejado alguna vez una cuenta personal de facebook. También puede uno imaginárselo fallando la prueba del espejo una y otra vez. En fin.

 

Imagen tomada de:

http://alternativo.mx/2016/11/un-dia-como-hoy-nace-carlos-fuentes/