4 692 000 000

Por Leo Müller.


Sobre la desigualdad.

 

Seguramente la matemática no era su materia predilecta porque son puras abstracciones. Usted, siempre tan práctico, decidió autoproclamarse humilde servidor de lo visible y material, por lo que no se hace de líos mentales inútiles. En resumen, inconscientemente uno creció con más temor a las matemáticas que a la muerte, porque las matemáticas nos hacían ver estúpidos ante el grupo y esa imagen horrible representaba la terrible exclusión social.

No obstante, últimamente todo parece reducirse a números, sobre todo cantidades y sobre todo de dinero. Pero eso usted ya lo sabe: esos son los únicos números que atiende y, sin embargo, tampoco los comprendemos mucho.

Así tenemos que alguien decidió que el famoso futbolista brasileño Neymar valía 222 millones de euros (1) que, si se me permite la ociosa conversión, son aproximadamente $4,692,000,000 de pesos mexicanos. Ese es el precio de la genialidad y ¿acaso alguien osaría criticar que un negocio como lo es el futbol se maneje con esos números en un mundo donde la riqueza está tan bien distribuida? Además, a las sociedades actuales, les surge una como fascinación, como si percibieran el aroma de la gloria al mirar ese espectáculo maravilloso que es la riqueza de los otros. Transitan con los ojos brillosos entre creer que podrían aspirar a eso o sentir que, a pesar de todo se tiene lo necesario para ser felices… empezando por esos hijos tan maravillosos.

Mientras la pasarela de los números y cantidades pasa frente a nosotros, en un fondo de sobrepoblación y pobreza, los medios de comunicación y los gobernantes lanzan datos de millonadas en cuanta cosa pueda ocurrírseles: gastos de campaña, sueldos de altos funcionarios, compras de autos de lujo, robo de dinero público por parte de los gobernadores… ¡Ah! Pero ese es dinero mal habido. Hay dos tipos de millonadas: las conseguidas con trabajo, como las de Slim y las del citado Neymar; y las otras conseguidas con trabajo, como las del Chapo Guzmán y Javier Duarte. ¿Si ve la diferencia?

Todos esos números se van mirando mientras usted va en el metro, en el pesero o camión, caminando, o mientras desayuna, come o cena. Ya en serio, ¿no se pregunta de dónde sale tanto dinero? Y, más allá de si es dinero sucio o limpio, ¿no le indigna escuchar esas cantidades? ¿No se siente acaso terriblemente excluido socialmente?

Se suponía que su inconsciente le aconsejó no estudiar matemáticas para no sentirse así eternamente.

 

Ciudad Universitaria, México.

leo.muller.platz@gmail.com

Fuente consultada:

  1.  Llaneras, K. (2017, 2 de Septiembre). Los fichajes de Mbappé, Neymar y Dembélé son los más inflados de la historia (En línea). El País sección Deportes. Recuperado el 12 de octubre del 2017 de https://elpais.com/deportes/2017/09/01/actualidad/1504286560_022969.html

Imagen de portada tomada de

http://elsoln1.com/news/2017/oct/17/psg-pagara-3-millones-euros-neymar-balon-oro/