SOBRE LOS ÁNGELES POETAS Y MÚSICOS

Por Ureboros.


 

En la mente de un hombre lleno de propósitos, el mundo es como un bello paisaje sobre el plano de un campo de batalla.”

                -Arthur Schopenhauer, El mundo como voluntad y representación, Vol. II, 436.

La mayoría de nosotros no somos brillantes porque somos inadaptados, y podríamos ser catalogados como esperpentos caminantes, delirantes y sucios, muertos andantes que no “gozan” del placer de cierta clase de comidas, bebidas, olores y sabores. Arruinados y sin aparente rumbo, andamos como peregrinos y pareciera que pedimos limosna.

Pero lo que no se sabe es que se busca el vacío, la nada. El poeta y el músico lo saben. Pero, ¿qué de importante hay en el vacío? Todo. El vacío es el espacio donde el danzante conjura los movimientos del sexo y la primavera, de la muerte y el mar, donde el poeta se desgañita la garganta al cantar el dolor de su existencia y la de sus hermanos; es allí donde existe el silencio que la música necesita para enseñarnos a contar metafísicamente las cadencias del 1, 4, 5, 1 desde la profundidad de nuestro espíritu a través de intervalos musicales. ¡Es el silencio amigos, el que buscamos para llenarlo! Y solo aquellos libres de la necesidad pueden acceder a él ¡Y es que solo un Dios o un poseído pueden hacer uso de la nada sin volverse loco! Ecce causa del peregrinaje.

Parecería que al salir de casa hay estridencia de sonidos y de emociones pero en realidad es la nada y ahí es donde el poeta y el músico se convierten en demiurgos. Se camina como un pordiosero para aquellos razonables que son sabios, pero para los despiertos, los hombres de destino, se camina como un dios porque se sueña. Novalis dice: “El hombre es un Dios cuando sueña, y un mendigo cuando piensa.”. ¡Nadie más perito en sueños que el poeta y el músico! Los sueños y los símbolos nos guían a tientas tras las posibilidades futuras de nuestra esencia humana.

¿Saben qué tipo de ángeles somos? Los ángeles caídos. Y somos ángeles porque cantamos y no por otra cosa. Nos sabemos siniestros y caóticos, sin poder controlar el apetito, con el espíritu inflamado de arrebato y con placeres y comidas fáciles. Todo esto se resume en una palabra: mundanidad. Pero tengamos cuidado de saber diferenciar lo mundano de lo vulgar, pues lo mundano no significa ser siempre vulgaridad, sin embargo lo vulgar siempre es mundano y engendra mundanidad. Todo está en saber cantar.

Hay mundanos que sueñan, que tienen contacto con Dios a través de la melodía y la poesía, y a pesar de la mundanidad que los ahoga, tienen el poder de decir que lo feo es hermano gemelo de lo bello. Los poetas y los músicos, nosotros, somos capaces de pintar el deseo con los colores del arcoíris en las tinieblas de la vida, los que podemos encender la luz brillante del deseo. A veces es necesario imponernos, ser más feos para tocar lo bello. ¿Cómo conviertes lo feo en bello? Expresándolo con honestidad. Lo Honesto es acabar con los muros del pudor y la vergüenza, a pesar de que los “adaptados” lo miren hostiles y con desconfianza. La honestidad aspira a la belleza puesto que todo lo honesto es amable. La violencia se justifica en nombre de la más vieja de las virtudes, la honestidad, contra la vergüenza de ser uno mismo. Lo mundano no es siempre es vulgar..

“…¡ser honrado, Incluso en la maldad!… es mejor perderse en sí mismo que en las costumbres de la tradición; el hombre libre puede ser bueno o malvado, pero el hombre esclavo es una vergüenza de la naturaleza y no participa de ningún consuelo celestial o terreno…”

– Friedrich Nietzsche, La ciencia Jovial, 99.

🙂

 

Imagen de portada tomada de:

https://observandoelparaiso.wordpress.com/2014/08/07/la-virgen-rodeada-de-angeles-de-william-adolphe-bouguereau/

 

LA INUTILIDAD DE LA ENSEÑANZA DE LO CLÁSICO

Por Sys Malakian.

 

En la sociedad en la que vivimos existe un problema gravísimo y de magna importancia, el cual nos afecta a todos, pero no todos son capaces de verlo. La enseñanza de lo clásico es fundamental para comprender lo que sucede a nuestro alrededor; sin embargo, la forma de enseñanza y el mal aprendizaje hacen que sea completamente inútil.

Lo clásico, refieren los especialistas, significa algo trascendental, es decir, lo que permanece al pasar de los siglos sin modificarse. Esto se acepta tal y como no es digerido y escupido por los expertos, pero: ¿qué sucedió, sucede y sucederá en el futuro si no se hace algo?, sencillo, llegará un momento en que las ideas y las propuestas originales mueran y el mundo se cierre.

Un ejemplo claro está presente todos los días en la música, las personas aprenden lo clásico y no hacen uso de su imaginación para poder innovar y transmitir sus ideas, sino que se empeñan en reproducir o variar lo que ya está hecho y considerado de culto, por lo que las personas con ideas propias son puestas en último lugar, ¿cuántos músicos de manual se dedican a tocar piezas de hace más de un siglo y cobran bastante por ello? ¿Cuántos “tributo a” impiden que las propuestas originales se presenten para un público mayor a 100 asistentes? ¿Qué utilidad hay en enseñar lo clásico para hacer lo mismo? No existe ninguna. Es comer lo excretado por otros y volver a crear mierda para que otros la consuman y que el ciclo de la vida del parásito continúe.

Así pues, este problema sucede también en otros ámbitos, no hace falta mencionarlos, por lo que crece y crece al pasar los años. Sin embargo, existen personas que están tratando de cambiar esta situación, y aunque son pocas, pretenden que la inutilidad se convierta en una herramienta útil para la creatividad.  🙂

 

 

Imagen tomada de:

https://www.google.com.mx/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&cd=&cad=rja&uact=8&ved=2ahUKEwj10_f_ou3bAhURy1kKHXVeCDAQjhx6BAgBEAM&url=https%3A%2F%2Fwww.dameocio.com%2Fcompositores-musica-clasica%2F&psig=AOvVaw3PdKzAo_UkKJW4yriyGvm8&ust=1529963133760989 

WHO’S PLAYING?

Por Jimmy Lee.


El efecto Kiedis.

 

Era el día del concierto. Llegué como es costumbre una hora antes al foro Sol. El escenario era monstruosamente genial: cuatro pantallas gigantes, un despliegue de luces en el escenario, además de un arsenal de fuegos artificiales esperando ser lanzados adornaban el lugar. Poco antes de que la obscuridad iniciara, el público poco a poco fue inundando el famoso recinto a pesar de la lluvia y el frio que se vivían en esos momentos. Los vendedores de impermeables no tardaron en salir y hacer su agosto. Los primeros en salir al escenario fueron Porter y Modest Mouse, que entretuvieron al público mientras la gente tomaba su tiempo para entrar y tomar sus lugares. Cuando, de pronto, en medio de la suave pero ensordecedora plática de más de 20,000 asistentes se apagaron las luces y se escuchó la primera percusión de prueba del baterista de la banda anfitriona: ¡eran los Red Hot Chili Peppers! El foro estalló en gritos, silbidos y aplausos de miles de personas, así llegó el inesperado puntual comienzo de “Can´t Stop”, lo que logró que miles de personas comenzaran a saltar. Esa fue la primera vez que escuché música en vivo y me dieron ganas de romperlo todo.

Mientras miles de asistentes gritaban letras y saltaban con los puños hacia el cielo -con una naturaleza ambiciosa- Kiedis contagiaba de diversión a todos los presentes con su creatividad y pasión, las cuales se movían por todo el escenario. Vasos de cerveza volaban por encima de miles de personas y, mientras algunas groupies seguían saltando al ritmo de Give it a way, en ese momento me di cuenta de cómo debería de ser un frontman de una banda de rock en el escenario: debía de tener personalidad pura, debía de ser capaz de despertar los sentidos de miles de personas y de transmitirle al mundo su energía y sensibilidad en cada una de sus canciones y al mismo tiempo hacer brillar a los demás integrantes de la banda.

Un frontman no es solamente el artista o interprete de rock; es una actitud, es un estilo de vida, es un modo de pensar y también es un nivel de éxito. Es el que tiene la capacidad de expresar las experiencias y los altibajos de su vida para poder compartirlos y lograr así que el mundo de alguna forma se identifique con sus canciones y con su música.

Considerado uno de los artistas más polémicos del rock, como músico Kiedis se ha reinventado a lo largo del tiempo y lo ha manifestado en un mejor control de voz en cada uno de sus albums. Recordarán a Anthony Kiedis en los primeros albums de The Red Hot Chili Peppers rapeando a una velocidad que pocos artistas han logrado. Después empezó a escribir canciones con más melodía y con un estilo funk y hip-hop. En el álbum Californication su control de voz es aun más notorio. Su habilidad para el canto ha mejorado mucho en los últimos años, alcanzando su máximo en el album Stadium Arcadium.

Anthony Kiedis es uno de esos artistas de los que me encanta hablar. No sólo porque sea el frontman de uno de los grupos de rock más populares, sino por su música, ideas, proyectos y frases que siempre son interesantes: hechos que en síntesis, definen perfectamente a uno de los más grandes en la historia del rock, funk y hip-hop.

 

Imagen de portada tomada de

https://www.rockbywild.it/almanacco-di-rock-by-wild-5-marzo/